Movimiento Buena Voluntad España

Las enfermedades mentales y emocionales afectan en gran medida a todas las personas no haciendo distinción alguna entre ellas.

Si es uno de tantas personas que sufren de angustia, nerviosismo, celos, ansiedad, depresión, soledad, temor, inseguridad, irritabilidad y otras emociones tortuosas; si es incapaz de funcionar normalmente en su vida.

A pesar de que hasta ahora haya fallado en obtener alivio, recurriendo a no afrontar esta situación y pensando que ya pasará por si solo.

Intentamos cualquier cosa para aliviar nuestro sufrimiento; algunos tuvimos que acudir a tratamiento psiquiátrico, tratamiento médico y a recibir instrucción religiosa. Hemos tomado tranquilizantes, antidepresivos, pastillas para dormir, vitaminas, otras drogas, y todo lo que la ciencia médica puede ofrecer.

Algunos hemos estado gran parte de nuestras vidas en consulta, tanto interna como externa, en hospitales y a pesar de ello, nos hemos mantenido enfermos y miserables.

Por años creímos que no había solución para nosotros y que estábamos condenados a sufrir crónicamente. Algunos pensamos y/o intentamos suicidarnos, esto era normal para nosotros porque no encontrábamos paz en ninguna parte. Fuimos de lugar a otro, de trabajo en trabajo, de actividad en actividad, de amigo en amigo, y nada alivió nuestro sufrimiento; nos sentíamos solos entre la gente que amábamos y más solos aún entre la multitud.

Sólo una persona que ha sufrido este tormento, puede saber de lo que estamos hablando. Os hablamos de nuestra experiencia personal porque hemos sufrido estas emociones y otras más, hemos estado muy enfermos.

Os decimos que hay esperanza para Usted.

Nos gustaría trasmitírosla para que podáis sentiros bien de vuestra enfermedad emocional y podáis obtener la vida serena que nosotros disfrutamos.

Ahora hemos encontrado una solución y puede ser vuestra. El camino es el Programa de Recuperación que sugiere el Movimiento Buena Voluntad 24 hrs. de Neuróticos Anónimos. Hoy somos lo opuesto de lo que éramos antes: felices, llenos de vida, amamos a la gente, llevamos una vida productiva y útil: nos sentimos en paz con nosotros mismos y con los demás. Tenemos el propósito real de transmitir este mensaje a las personas que aún están sufriendo.

Estas cosas no son utópicas, nos han sucedido, estuvimos gravemente enfermos de nuestras emociones hasta el punto de quedar incapacitados; ahora somos miembros útiles y dignos de nuestra sociedad. Cuando vivimos el desempleo o la enfermedad física de algún familiar u otras adversidades, tenemos las herramientas para llevar la vida con tranquilidad.

Estas son realidades que vivimos muchos de nosotros, si usted desea conocernos, en el momento que así lo decida, con mucho gusto os atenderemos, nuestras puertas están abiertas.